“La transition énergétique viendra des citoyens”

eoliennes

Coordinateur du mouvement Energie partagée, qui espère doubler le nombre de ses souscripteurs, Marc Mossalgue plaide pour une maîtrise locale de la production et de la consommation de ressources renouvelables.

Le mouvement Energie partagée lance un appel à souscriptions. Quel est son objet ?

Marc Mossalgue : Cet appel répond à l’engouement des citoyens pour des projets qui leur permettent de reprendre la main sur la production et la consommation d’énergie. D’un côté, ils voient la réalité du changement climatique dont le dernier rapport du Groupe d’experts intergouvernemental sur l’évolution du climat (GIEC) a confirmé, et même aggravé, le diagnostic. Ils constatent aussi les risques inhérents à l’industrie nucléaire – dont témoigne l’accident de Fukushima – et la hausse du prix de l’électricité… De l’autre côté, ils mesurent l’immobilisme du système énergétique. Ils veulent donc choisir l’énergie qu’ils vont produire et consommer. La vocation d’Energie partagée est d’accompagner, de financer et de fédérer les initiatives visant au développement des énergies renouvelables dans les territoires.

L’engouement dont vous parlez s’observe chez certains de nos voisins européens, mais encore très peu en France…

Le modèle de l’énergie participative est en effet beaucoup plus développé dans d’autres pays européens qu’en France. Un exemple : voilà deux semaines, aux Pays-Bas les parts d’une éolienne à financement participatif ont été achetées en une demi-journée seulement par 1 700 particuliers, qui ont versé chacun 200 euros et qui sont devenus propriétaires de leur énergie, avec un bon pour 500 kilowattheures d’électricité.

Plus d’information:  lemonde.fr

The food we eat may not be providing us with the nutrients we need

This image shows various dry fruits.

(Photo credit: Wikipedia)

When it comes to eating well, the advice we get is that fresh is better than processed, fruit and veg are better than fats and carbs, and organic is best of all.

But what if the food we eat is not truly feeding us? Many choose to buy organic to be assured food doesn’t have the “bad stuff” in it. But how do we know it’s got the “good stuff” in it – flavour, wholesomeness, vitamins, minerals?

More information: theguardian.com

Ce que l’UE fait pour l’agriculture

Deutsch: Traktor John Deere 8310 vor HAWE-Über...

(Photo credit: Wikipedia)

La Politique agricole commune (PAC) est au cœur de la construction européenne. Lors de l’adoption du Traité de Rome en 1957, la PAC avait pour but de nourrir suffisamment les populations au lendemain de la guerre. La production était subventionnée et les prix soutenus par le rachat des excédents. Aujourd’hui, la politique agricole vise à permettre à tous les producteurs de denrées alimentaires (céréales, viande, produits laitiers, fruits et légumes ou vin) de produire en quantités suffisantes des aliments sûrs et de haute qualité, participer à la diversification économique des zones rurales et d’appliquer des normes exigeantes en matière de protection de l’environnement et de bien-être animal.

Des réformes significatives ont été menées, notamment en 1994, 2003 et 2008, pour moderniser le secteur et l’orienter davantage vers le marché. La stratégie Europe 2020 ouvre une nouvelle perspective. La PAC peut en effet contribuer au développement d’une croissance intelligente, durable et inclusive, en répondant aux défis économiques, environnementaux et climatiques en particulier. La PAC prend en compte la diversité et la richesse des agricultures des vingt-sept Etats membres de l’UE.

Plus d’information: ec.europa.eu

Local authorities across Europe must join forces to tackle waste disposal

Integrated waste disposal facility, Allington

Integrated waste disposal facility, Allington (Photo credit: Wikipedia)

Rubbish is a rather big, costly and challenging beast. Of the £3bn spent each year by businesses on environmental protection, one third is spent on waste management. But companies are not alone in feeling the strain. Local governments across Europe face similar challenges as they consider ways to sort through the tons of waste thrown away every year.

Taming the beast will require the involvement of all levels of government, and concerted action led by Europe’s local authorities. It is broadly agreed that the current loss of resources, cost to businesses and households and impact on the environment must be stopped at all costs.

More information:  theguardian.com

Pas fâché contre la viande hachée

Red Wine & Garum Marinated Ontario Flank Steak...

(Photo credit: Renée S. Suen)

Le fasírt est un plat typiquement hongrois à base de viande hachée. Il se mange en apéritif lors des repas de fêtes. Dans l’Antiquité, les Romains cuisinaient ce plat épicé.

Marcus Gavius, gastronome romain et auteur d’un des tout premiers livres de recettes1, préparait le fasírt en boulettes en mélangeant de petits morceaux de moules avec de la semoule, de l’épeautre cuit et du garum (sauce fermentée à base de poisson). Il en faisait des boulettes au centre desquelles il plaçait des pignons de pin.
Le nom du plat fasírt vient du verbe allemandfaschieren et de son participe passé faschiert. Le mot hongrois fasírozott (qui signifie « haché »), devenant avec le temps : fasírt.
Le mot fasírt (prononcer fachiirt) a été introduit dans une expression hongroise signifiant « être en colère » sur le ton d’une plaisanterie. Le français l’a reprise telle quelle sous la forme « être fâché ».

Plus d’information:  journaleuropa.info

El Decrecimiento

IMG_0979

Destaca la corriente del decrecimiento que realiza una propuesta no solo económica sino también política y social orientada a una sociedad post-capitalista como puede ser la que tenemos por venir los próximos años en los países desarrollados.

Las teorías económicas alternativas son aquellas propuestas que, sin estar en vigor en la actualidad, se presentan como posibles mejoras para la economía del momento y, por tanto, suponen mejoras en el apartado social y en el bienestar de la población donde se propone. Siempre ha habido teorías económicas alternativas, aunque la mayoría de ellas han sido criticadas por utópicas o no aplicables a la sociedad. Sin duda, este hecho siempre va a ocurrir, pues ofrecer una teoría económica alternativa siempre entra en la nebulosa de las suposiciones, de la misma forma que lo es tratar de la salida del euro por parte de algún país europeo.

Un aspecto fundamental a la hora de elaborar una teoría económica alternativa es cómo afrontará las seguras críticas de aquellos interesados en que se mantengan las teorías del momento. Siempre habrá muchas personas y organizaciones que hayan puesto sus esperanzas, sus creencias y sus inversiones de tiempo y dinero en las actuales reglas del juego, por eso siempre que se propone un cambio, aunque prometa un futuro global mejor, encontrará con la defensa de aquellos que han apostado y apuestan por la continuidad del mismo modelo.

Fuente e info: Economia para el desarrollo

ANTEPROYECTO DE LA MONEDA SOCIAL BILBODIRU

Bilbao

Bilbao

Desde Bilbao nos llega una sólida propuesta de moneda social con el nombre provisional de “BilboDiru” – ya que pretenden que el nombre definitivo de su moneda sea elegido mediante votación abierta – iniciativa que pretende involucrar tanto a la ciudadanía de la ciudad de Bilbao y alrededores como a todo el tejido social y comercial de proximidad de esta ciudad vasca.
Esta moneda sigue el modelo de soporte por euros muy similar a las experiencias de monedas locales alemanas e inglesas – se puede adquirir o comprar mediante euros – tiene además caducidad, formato físico y digital con valores de 1, 5, 10 y 20 BilboDirus y una equivalencia de 1 BilboDiru igual a 1 euro; los euros obtenidos en la venta de billetes se ingresan en una cuenta corriente en una entidad de banca ética, que es de donde los usuarios o comercios podrán recuperar euros mediante el intercambio de la moneda social obtenida con una pérdida del 5%, porcentaje que se destinará a cubrir los gastos propios de administración y gestión de la moneda (v. gráfico abajo del circuito monetario); respecto a la contabilidad y el pago de impuestos, los BilboDirus serán considerados Euros, puesto que están avalados por los mismos.

Fuente e info: Economia Solidaria

Proyecto KNOW IN TARGET

Andalucía-Caja Granada

Andalucía-Caja Granada (Photo credit: Wikipedia)

Bajo el titulo “El papel de la alimentación en el diseño de estrategias de investigación e innovación para la especialización inteligente en las regiones mediterráneas”, este encuentro tuvo lugar el pasado día 22 de Noviembre en Sevilla, en el Salón de Actos de la Agencia IDEA .

16/11/2012
Este encuentro se enmarca en el proyecto KNOW IN TARGET, cofinanciado a través del programa de cooperación territorial MED y en el que, desde junio de 2010, los territorios de Atica y Dytiki Ellada (Grecia); Provenza-Alpes-Costa Azul y Ródano-Alpes (Francia); Basilicata (Italia) y Andalucía (España) colaboran en el diseño, testeo y aplicación de estrategias para la mejora de la innovación en el sector agroindustrial. Los socios andaluces de este proyecto son la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía IDEA y el Centro de Innovación y Tecnología de la Agroindustria Onubense, CITADESVA.
Así mismo, este encuentro se enmarca también en los Open Days 2012, organizados por la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Comité de las Regiones, siendo uno de los más de un centenar de seminarios, talleres y otros actos que se están desarrollando a lo largo de toda Europa bajo el lema ‘Las regiones y ciudades de Europa: marcando la diferencia”, en los que se están discutiendo las prioridades clave de las regiones de cara a las negociaciones sobre el próximo presupuesto europeo.

Source: juntadeandalucia

Mucho más que reducir distancias.

ccc

ccc (Photo credit: vrde)

por José Luis Fernández Casadevante :

La desconfianza y el desapego creciente de la población coinciden con las altísimas dependencias del sistema alimentario global de los combustibles fósiles (elevada mecanización, abonos de síntesis, distancias de miles de kilómetros en su distribución…) y el hecho de que sus aportes sean un 30% de los gases de efecto invernadero causantes del cambio climático. Cada vez más literalmente comemos petróleo y percibimos que el modelo vigente resulta inviable a medio plazo.

Ante esta situación han comenzado a proliferar los grupos de consumo agroecológico, colectivos de personas que se reúnen para organizar conjuntamente la compra de los alimentos directamente a productores de proximidad y a precios razonables. Una dinámica que permite activar en entornos urbanos los denominados Circuitos Cortos de Comercialización (CCC), que funcionan atendiendo al equilibrio entre las demandas/necesidades de productores y consumidores, contrarrestando el poder que monopolizan las grandes distribuidoras.

Estas experiencias garantizan unos ingresos constantes a los productores, conforman a unos consumidores más sensibilizados, ayudan a prescindir de los intermediarios, etc. Además estas iniciativas reducen la distancia física y simbólica entre productores y consumidores, devolviéndole al acto de intercambiar una dimensión relacional con un valor que va más allá de las relaciones convencionales basadas en abaratar precios o maximizar las ganancias.

Los CCC, en esa vocación de abastecer a los consumidores productos agroecológicos cercanos, ponen en valor los espacios agrícolas periurbanos, a la vez que favorecen la viabilidad económica y la dignificación de un mundo rural vivo, así como un reequilibrio territorial y económico entre el campo y las ciudades.

Los grupos de consumo acercan los productos agroecológicos a personas que los consideraban exclusivos o fuera de su alcance por su precio, ayudando a generar una inercia social y una sensibilización hacia este tipo de consumo. Además de un beneficio económico y ambiental, estas iniciativas están permitiendo la dinamización y renovación de los tejidos asociativos. Al ser ejercicios de auto-organización comunitaria, además de satisfacer necesidades, se convierten en lugares que permiten el encuentro y la relación con otras dinámicas asociativas (vecinales, ecologistas, huertos urbanos…).

Actualmente los grupos de consumo acceden a una pluralidad muy grande de productos (hortícolas, lácteos, carne, pescado, pan, cosméticos, aceites…) y muchos de ellos van adquiriendo formas muy eficientes de funcionamiento, convirtiéndose en alternativas reales de consumo. Esto no quiere decir que sean experiencias idílicas, pues requieren de cambios en los hábitos, planificación, dedicar tiempo a la dimensión participativa, tienen limitaciones a la hora de crecer o replicarse… .

Los grupos de consumo son laboratorios sociales que innovan, experimentan y, obviamente, se equivocan. Actualmente se está tratando de aprender de los errores, investigar las deficiencias y problemas de estas iniciativas de cooperación, que además de dar de comer perfilan e inspiran otro modelo agroalimentario.

Fuente : Cinco años  para actuar

European Parliament: Avoiding food waste

Besides the election of a president and vice-presidents for the Parliament, one of the main subjects being debated during this session will be the food chain – imbalances in the food supply chain, the distribution chain for agricultural raw material and also food waste. Italian MEP, Salvatore Caronna (S&D) wrote a report on the latter which focused on how to avoid food waste.

According to a European Commission study, food waste in the 27 Member States of the EU has risen to 89 million tonnes (i.e. 179kg per person). By 2020, this figure is expected to have risen by a further 40% reaching 140 million tonnes. This waste includes an ever-increasing amount of foodstuffs that are still edible. However, according to the UN’s Food and Agriculture Organization, by reducing post-harvest crop losses (about 14%) along with losses at distribution and consumption level, it would be possible to fulfil 3/5s of the requirements for increased cereal production needed globally by 2050.

In order to raise awareness among citizens and national governments, the Council and the European Commission have decided to act. This report recommends making the subject of food waste one of the priorities on the European policy agenda. It also suggests declaring 2013 “European Year against food waste”.

With the aim of halving food waste by 2025, this report highlights the steps to be taken to reduce it across all stages in the food chain, while keeping a close eye on the areas that will be affected – the climate and the economy to name but two.

Read More: The European Parliament  in Action